Archive for abril, 2012


Sueño

Cuando estás solo, es el momento idóneo para pensar(por lo menos para mí) y también para sentir miedo por llamarlo de alguna manera.

En mi casa, por la noche, el silencio se adueña de todo y estando solo, ese silencio parece más silencioso incluso que cuando sabes que en la casa hay alguien mas que tu sin contar al perro, claro esta… No recuerdo cuando fue exactamente la primera vez que me quede a dormir solo en casa, debía de tener 15 o 16 años creo… Lo único que recuerdo es que ese día me quede despierto casi hasta las  5 de la mañana teniendo clase al día siguiente. Fue un gran paso para mí lo reconozco, mi casa por la noche me imponía bastante y siempre se escuchan esos extraños ruidos que casualmente durante el día no se escuchan nunca. Me acostumbre rápido en parte gracias a mi padre, que me decía que no eramos tan importantes como para que viniesen a robar o a secuestrarme, es mas, me decía que secuestrarme les llevaría un gasto adicional en comida y no les saldría rentable… Y bueno, tenía lógica jaja

Es cierto, cuando era pequeño era bastante miedoso, me daba miedo salir al patio por la noche solo y tenía que pedirle a mi madre que saliese conmigo, me daban miedo casi todas las atracciones, me daba miedo alejarme mas de la cuenta de mi casa, del colegio, de mis padres, me daban miedo sobre todo las cosas qué no había probado. Lo pienso y de pequeño yo era el niño mas miedica del mundo… Por suerte, fui superando casi todos mis miedos y la mayoría de ellos fueron gracias a mi padre, que al contrario que mi madre, se preocupa demasiado poco por esas cosas.  Aprendí porque cosas tenía que tener miedo, y por que cosas no y la verdad es, que hoy en día mis miedos, los cuento con los dedos de una mano…  Supongo que será lo normal para la mayoría de la gente. Creces, aprendes y pierdes tus miedos infantiles o no tan infantiles y aprendes a tener miedo a otras cosas que tienen mas importancia. Pero esta noche, estando durmiendo solo en mi casa, me ha entrado un miedo muy extraño, es difícil de explicar la verdad…

Me voy a dormir a las 3 o así de la madrugada, me iba quedando medio dormido, escucho los típicos ruidos que suelen sonar por la noche, me despierto y me vuelvo a dormir o a medio dormir, la verdad, no lo tengo claro, de repente empecé a medio soñar por decirlo de alguna manera y me empezó a invadir una sensación de miedo bastante angustiosa, lo cierto es que parecía un sueño en el que yo seguía tumbado en la cama, nada cambiaba, cuando tenía los ojos  abiertos, sentía que tenía miedo de cerrarlos y cuando los cerraba por el sueño, me entraba un miedo espantoso y me volvía a despertar. Tenía miedo y la sensación de que el tiempo no pasaba pero sin embargo me invadía un pensamiento de no querer estar usando ese tiempo para estar pasando miedo, sino para dormir, sentía que quería huir, pero huir ¿a donde? estaba en casa, en la cama, ¿que miedo me hacía pensar en querer huir? Había unos momentos, en los que yo me regañaba a mi mismo en el propio sueño pero, me veía en frente, es como si me hablase a mi mismo pero teniéndome delante, como un espejo, me estaba gritando a mi mismo y me daba miedo, ni siquiera recuerdo lo que me estaba diciendo. Solo he podido dormirme tranquilo cuando he visto que estaba amaneciendo…

¿Preparado?

-¿Quién eres tú?

¿No me conoces después de todo este tiempo?

Solo te acuerdas de mí cuando estas acabado, cuando no te queda otra, cuando estas cansado, soy tú última opción ante el fracaso, conmigo no tienes que recurrir a la valentía de hacer lo que debes de hacer…

¿Aún no sabes quién soy?

Si que lo sabes, pero no quieres reconocerlo.

Yo te he enseñado todo lo que sabes, yo te hago fuerte y también te hago débil, soy yo quien te hace daño y también quien te cura.

¿Me vas sintiendo de nuevo verdad? Como en los viejos tiempos.

No puedes cansarte de mi ¿ qué vas a hacer esta vez? ¿lo de siempre?

No puedes hacer nada ahora y lo sabes pero quieres ¿verdad?

Tienes valor u otra vez tendré que amargarte, ¿cuánto aguantarás esta vez? No te preocupes, se te pasará en unos días.

Siempre has sido un idiota, sabes multiplicar cualquier numero y no sabes sumar 2 + 2.

2+2 fácil, ¿que te pasa? ¿nunca aprenderás verdad? te puedo decir 100 veces como hacerlo y aún así seguirás sin saberlo.

Tu siempre has sido así aunque no lo supieses, estoy contigo desde que naciste, me puedes llamar miedo, pero no soy exactamente eso, soy mucho más.

Ingenuo, vuelves a mi una y otra vez, vienes a que te de lo que te mereces y te vas y sí, aquí estoy de nuevo para darte lo que te corresponde, tú y solo tú te lo has buscado.

¿Sabes lo que va a pasar verdad? Sí , claro que lo sabes, siempre lo sabes o por lo menos lo intuyes pues yo también te lo enseñe y soy un buen maestro.

Agacha la cabeza, ya sabes lo que tienes que hacer. Tu voz esta encarcelada dentro de mí. No hace falta que digas nada tranquilo.

Quieres porque yo quiero, odias porque yo odio y lloras porque yo lloro. Eres fácil de controlar.

Me escuchas ¿verdad?

Pues prepárate porque estoy empezando.

– Te estaba esperando, esta vez he cambiado algo.